miércoles, 20 de abril de 2011

Estoy a Dieta


Si, estoy a dieta….utilicé mis propias reglas y rebajé 25 libras. No voy a decir que hice un “régimen alimentario” por que suena medio maricón...Cuando un varón dice "estoy cuidando lo que como" es como si dijera "me pinto las uñas". Y es por eso que tengo mi propia “frase” para describir el proceso que estoy haciendo: “Me quiero ver el pipi”

Toda esta idea de perder peso comenzó con el nuevo año y la he ido tomando en serio este último mes…La situación es que tengo un en secreto que nunca he hablado con nadie, pero que sin embargo hoy lo diré…(pero porfa  no se lo digan a nadie)...La cosa es que yo ya tengo mi experiencia en esto de adelgazar, debido a que fui un niño gordo.

Hasta los 18 años yo era un tipo obeso que devoraba todo lo que tuviera de frente. No tenía amigos, porque cada vez que me invitaban a una fiesta entraba por la puerta y acababa con las mesas de comida devorando todo, mientras la gente corría.

Estaba tan gordo que una vez me dejaron solo en la casa con mi abuela, y cuando vi que no había nada en la nevera, fui al cuarto y me inyecte de su insulina.

Cuando salí de escuela superior, decidí que tenía que hacer algo al respecto. Entonces cargué mis cojones simbólicos con toda la motivación del mundo, y empecé a hacer investigaciones respecto al arte del adelgazamiento…

Hice ciertos estudios sobre los carbohidratos y las proteínas, y los horarios en que es conveniente comer más y menos.

Descubrí las verdades acerca del adelgazamiento, y me di cuenta que básicamente la idea principal es: “No seas pendejo y no comas lo que sabes que no tienes que comer”.

Entonces lo trate, aceleré mi metabolismo y aguanté mi hambre…. Bajé 20 libras en un mes…lo cual para mi, era como si estuviera limpiando el patio y encontrara a Rolandito…una satisfacción indescriptible.

Bueno, también me salió una que otra estría por aquí y por allá... pero eso es lo de menos: los machos heterosexuales nos preocupamos por el logro, no por factores secundarios ni otras mariconerias estéticas.

La mierda fue que luego de ver el logro, se me quitó la furia y volví a descuidar lo que comía. Gané el doble de lo que había perdido y no me importaba un carajo.

Así que, volviendo al tema…este año la cosa es en serio. Decidí que tengo que volver a ponerme frente al espejo a patearme el culo y apretarme los pezones…Es el tipo de motivación que puede sonar rara, pero funciona.

La realidad es que esta vez ya he rebajado 25lbs. y me siento igual de “fuerte” que una manada de búfalos haciéndole sexo anal a un conejo.

Mi gordura se puede describir como una comunidad que invade terrenos…pero les ha llegado su orden de desalojo junto con la Fuerza de Choque, que entrarán a todas las casas a golpear mujeres y los niños, y luego hacer una urbanización con control de acceso.

No piensen mal…yo no quiero ser uno de esos “Metro-sexuales” que tiene un cuerpo cabrón porque lleva una vida sana…yo seguiré siendo un gordo, pero un gordo mental. A mí me gusta la comida, yo no me pongo en forma ni siquiera para salir a copular…lo hago mas bien para preservar mi propia, necia y sarcástica, “arrogancia personal”.

Hasta ahora está dando resultado…lo único que no he podido dejar son las cervezas. Pero los días que salgo a beber, substituyo la comida por un suero intravenoso y listo.
Es cuestión de meter mano y utilizar la “frase” que les comenté al principio…

Veremos a ver que pasa…

2 comentarios:

  1. Quedo cabrona la analogia de los invasores de terreno

    ResponderEliminar
  2. "me siento igual de “fuerte” que una manada de búfalos haciéndole sexo anal a un conejo. " Jajaja! Puerco, te inyectaste la insulina de tu abuela? No te creo! Suerte Alastor, yo voy a ti!

    ResponderEliminar